¿Es necesario contratar un seguro de responsabilidad civil de administradores?

Seguro de Responsabilida Civil de Administradores D&O

¿Es necesario contratar un seguro de responsabilidad civil de administradores?



Si usted es administrador de una empresa o se plantea constituir una nueva sociedad, asociación, cooperativa o fundación, seguramente se pregunte si es conveniente contratar un seguro de responsabilidad civil de administradores.

El seguro de responsabilidad civil de Administradores y Directivos, también conocido como Seguro D&O, tiene por objeto cubrir los perjuicios económicos que pueda causar el administrador de la mercantil en el ejercicio de su cargo.

En este artículo exponemos ejemplos de las reclamaciones que puede recibir un Administrador o Directivo.

Por tanto, el Seguro D&O se encarga de evitar que tengamos que indemnizar con nuestro patrimonio personal en caso de causar algún daño a socios, empleados, clientes, acreedores, etc. como consecuencia de un acto incorrecto o una mala decisión como directivo de la sociedad.

¿Porque es necesario contratar un seguro de D&O?



Las ventajas de contratar un seguro de responsabilidad civil para administradores con una cobertura adecuada son muchas, pero la principal como hemos visto, es la de proteger el patrimonio propio y el de la empresa.

Según nuestra experiencia, estos son los motivos por los que aconsejamos contratar el Seguro de D&O:

  • Protege el patrimonio personal del administrador y el de la empresa.
  • Aporta tranquilidad en caso de recibir una reclamación en el ejercicio de su cargo.
  • Cualquier empresa, ya sea grande o pequeña puede recibir en cualquier momento una reclamación de carácter económico.
  • La situación económica de crisis en nuestro país ha contribuido al aumento de este tipo de reclamaciones.

6 ejemplos de reclamaciones cubiertas por el seguro de responsabilidad civil de administradores:



Existen v situaciones por las que un administrador puede verse afectado por una reclamación económica durante el tiempo que ocupa su puesto.

En este artículo hemos recogido los ejemplos más habituales en los que ha intervenido nuestra Correduría y que, gracias a la contratación de las coberturas adecuadas para nuestros clientes, hemos conseguido evitar consecuencias económicas gravosas para el patrimonio personal del directivo.

  1. Demandas de acreedores y proveedores:

En los últimos años han proliferado los impagos o incumplimientos de acuerdos comerciales, recordamos un caso en el cual una empresa de transportes dejó de abonar varias facturas a algunos de sus proveedores y al declararse en situación de insolvencia los proveedores dirigieron su reclamación directamente contra el administrador.

  1. Demandas de empleados:

Un ejemplo muy típico es la demanda de empleados por despido. Hace unos años gestionamos un siniestro que recibió un cliente por la demanda de una empleada embarazada al considerar que su despido fue discriminatorio.

  1. Demandas de competidores:

Nuestros competidores también pueden presentar reclamaciones por competencia desleal, espionaje industrial, etc….

  1. Demandas de socios y accionistas:

La mala gestión del administrador, la toma de decisiones incorrectas o la adopción de acuerdos sociales contrarios a la ley, a los estatutos y al orden público puede provocar reacciones entre los socios y accionistas (generalmente cuando existen socios minoritarios conflictivos) que acaben por demandar al directivo.

Este tipo de demandas pueden darse por ejemplo en caso que la empresa se encuentre legalmente en situación de quiebra y el administrador no haya propuesto la disolución o presentado la declaración del concurso de acreedores de la empresa en tiempo y forma.

  1. Demandas de organismos públicos y autoridades:

En Gesa Mediación, trabajamos con muchas empresas de transportes. Todos sabemos que estas empresas están muy reguladas por los organismos públicos y deben cumplir muchísimos requisitos legales.

En este sentido, nos hemos encontrado con transportistas que no cumplian con la normativa y regulación que se exigen para el ejercicio de su profesión así que se han encontrado con múltiples reclamaciones por parte de la Administración que finalmente han sido cubiertas por la póliza de responsabilidad civil.

  1. Demandas de clientes:

El incumplimiento en la entrega del producto o servicio puede suponer algún perjuicio económico para nuestros clientes, lo que puede ser objeto de reclamación a la empresa, si la sociedad es insolvente la demanda irá directamente contra el administrador.

En definitiva, un seguro de D&O protege frente a reclamaciones que cualquier tercero pretenda interponer contra el patrimonio de la empresa o del propio administrador.

Ahora bien, en ningún caso estará cubierto por la póliza un acto de mala fe.

Si quiere saber más sobre el seguro de responsabilidad civil de administradores y directivos le invitamos a contactar con nuestros agentes quienes le ampliarán la información que precise.


Publique su Comentario