La clave para elegir un buen seguro médico es definir correctamente las coberturas que necesitas hoy y tener en cuenta las que vas a necesitar en un futuro. Tener un seguro de este tipo que llegue a cubrir todo es prácticamente imposible, siempre habrá algunas limitaciones. Tu correduría de seguros podría negociar unas condiciones que mejor se te adapten, aunque lo cierto es que no es imposible que cubra todo. Por ejemplo, ¿qué ocurre con las intervenciones médicas? ¿Cubre un seguro privado cualquier operación que podamos requerir?

Desde Gesa Mediación correduría de seguros vamos a tratar de arrojar algo de luz sobre este tema de vital importancia para todo aquel que se esté planteando la contratación de un seguro de salud.

¿Existen intervenciones generalmente excluidas en todos los seguros de salud?

Sí, todos los seguros contemplan exclusiones, es decir, contingencias o prestaciones no incluidas en la cobertura, las cuales deben de estar claramente especificadas en las condiciones de la póliza y pueden variar en función de la compañía o del tipo de seguro contratado. De ahí, la vital importancia de consultar previamente con nuestro corredor de seguros de confianza para que nos aconseje en este aspecto.

También es habitual que las pólizas incluyan un período de carencia, o sea, un tiempo cercano a la contratación durante el cual no se podría usar determinados servicios del seguro médico. Se suele aplicar a hospitalización e intervenciones quirúrgicas; el caso más clásico es el embarazo, que suele tener un periodo de carencia de 9 meses para evitar que las mujeres contraten este seguro solo para usarlo en el parto.

En cuanto a las intervenciones que se encuentran normalmente excluidas de la cobertura tendríamos, por ejemplo, la interrupción voluntaria del embarazo, la cirugía de cambio de sexo, los trasplantes de órganos o las derivadas de afecciones preexistentes antes de la contratación de la póliza. Y es que no olvidemos que el asegurado tiene la obligación de informar de éstas en el cuestionario previo a la contratación de un seguro de salud. En base a esta información, las aseguradoras establecerán las exclusiones. En caso de descubrirse previamente que ha mentido, la compañía puede denegar el seguro médico.

¿Qué pasa con las operaciones de cirugía plástica?

Dentro de la cirugía plástica hay dos grandes áreas: la estética y la reparadora. La primera tiene como único objetivo mejorar la apariencia física de pacientes sin ninguna patología. Por su parte, la cirugía reparadora se practica para corregir anomalías del cuerpo causadas por diferentes motivos como pueden ser accidentes, enfermedades o problemas congénitos.

La cirugía estética está generalmente excluida de los seguros de salud privados, aunque algunas compañías aplican lo que se llama cobertura de cirugía estética baremada, que incluye descuentos en este tipo de operaciones.

En cuanto a la cirugía reparadora, sí suele cubrirse, aunque muchas aseguradoras pueden no hacerlo si los motivos por los que se practica son puramente psicológicos.

¿Y las operaciones de miopía?

Al tratarse de una operación voluntaria, la mayoría de las aseguradoras no cubren este tipo de intervenciones. No obstante, al igual que en el punto anterior, existen algunas que cuentan con una serie de descuentos y ventajas para que sus clientes puedan acceder a esta cirugía.

 

Además de estos ejemplos, existen otros muchos más que no entrarían bajo ningún concepto dentro de una póliza de seguros. En conclusión, desde Gesa Mediación correduría de seguros te recomendamos asesorarte bien sobre las distintas opciones disponibles a la hora de contratar tu seguro de salud a fin de escoger aquella que mejor se adapte a tus necesidades.