Independientemente de que sea más o menos familiar para ti, no hay duda de que el concepto de Responsabilidad Civil está muy presente en nuestro día a día. En el Código Civil se señala que los daños que se causen a un tercero deben ser reparados de forma obligatoria. Y esa es la razón por la que surge el Seguro de Responsabilidad Civil.

Sin embargo, la Responsabilidad Civil tiene diferentes vertientes. Cada una de ellas reúne sus propias necesidades aseguradoras. En Gesa Mediación disponemos de un equipo con amplia experiencia en la cobertura de todos los riesgos vinculados a la Responsabilidad Civil, cuya percepción es que existe cierto desconocimiento acerca de estas pólizas, lo que genera que algunos asegurados no estén realmente protegidos.

Estas son las Modalidades de seguros de Responsabilidad Civil existentes.

RESPONSABILIDAD CIVIL GENERAL

Es la más común. Cubre los daños materiales o corporales y perjuicios que se causen a un tercero como consecuencia del desarrollo de nuestra actividad. Hay cuatro tipos de Responsabilidad Civil General.

  • RC de Explotación. Cubre los daños personales (lesiones, enfermedades o fallecimientos) y materiales (averías o destrucción de elementos) que se generan en el desarrollo de la actividad asegurada. Además de la indemnización, también asumirá los gastos judiciales, tales como la defensa o las posibles fianzas.
  • RC Patronal. Las pólizas de RC de Explotación excluyen a los empleados, al no considerarlos como terceros de cara al empresario. Por ese motivo es necesario que los daños personales sufridos por los empleados en un accidente laboral queden cubiertos con este seguro. Conviene aclarar que la protección de esta póliza es diferente a la de los seguros obligatorios de accidentes de trabajo.
  • RC Locativa. Asegura los daños que puede sufrir un local (incendio, daños por agua, robos, desperfectos…). Esta cobertura permite al arrendatario responsabilizarse del deterioro o pérdida de lo arrendado. Es un elemento clave en la protección de una entidad pero se suele pasar por alto habitualmente.
  • RC de Producto. Cubre los daños que un producto fabricado y/o suministrado por el asegurado haya podido causar en un tercero. Aquí es fundamental conocer los usos y procedimientos a los que se expondrá el producto, con objeto de ajustar la protección a los riesgos existentes.

RESPONSABILIDAD CIVIL PROFESIONAL

La Responsabilidad Civil Profesional es conocida por el uso que tradicionalmente han hecho de ella ciertos profesionales, como médicos, arquitectos o abogados. Supone un error creer que esta póliza está limitada a ciertas actividades. Existen más de 150 profesiones susceptibles de necesitar cubrir su RC Profesional.

Se cubren los daños provocados por errores, omisiones o negligencias en el desempeño de la actividad profesional. En estos daños incluimos los causados por el profesional y los que puedan causar las instalaciones en las que desarrolla su actividad.

RESPONSABILIDAD CIVIL DE ADMINISTRADORES Y DIRECTIVOS (D&O)

Al igual que señalábamos anteriormente, los administradores y altos cargos de una empresa también están expuestos a las reclamaciones de terceros derivadas de una mala gestión. Para cubrir este riesgo sin poner en juego el patrimonio personal disponemos del seguro de RC de Administradores y Directivos, también conocido como D&O, que cubre tanto acciones involuntarias como fraudulentas. Estas pólizas pueden incluir los gastos de consultoría externa y asesoría jurídica.

Queda en evidencia la necesidad de contar con especialistas como los de Gesa Mediación para describir de forma fidedigna nuestro mapa de riesgos, pudiendo así contratar el seguro de Responsabilidad Civil que se adapte a nuestras necesidades y que nos permita afrontar cualquier daño causado a un tercero.