El seguro de defensa jurídica es un tipo de seguro que se encuentra dentro de los llamados seguros de prestación de servicios.

A pesar de no ser un seguro conocido ni popular, es uno de los más valorados por los clientes de las compañías de seguros por su utilidad y rentabilidad.

El seguro de protección jurídica está diseñado para proteger los asuntos legales en cualquier ámbito de nuestra vida diaria.

Tanto si eres un particular como una empresa, este seguro puede ofrecerte unas prestaciones muy atractivas facilitando todo la gestión jurídica y documental de la familia y la empresa.

Para definir qué es el seguro de defensa jurídica, acudimos al artículo 76 de la Ley 50/1980, de Contrato de Seguro y literalmente se establece que:

“El asegurador se hace cargo (dentro de los límites de la póliza contratada y de la Ley) de los gastos en que pueda incurrir el asegurado como consecuencia de su intervención en un procedimiento administrativo, judicial o arbitral, y a prestarle los servicios de asistencia jurídica, judicial y extrajudicial derivados de la cobertura del seguro.

Principales coberturas del seguro de defensa jurídica

Como decimos, el seguro de defensa jurídica cubre los gastos derivados de abogado y procurador necesarios para la defensa y representación del asegurado en caso de siniestro.

Así las principales coberturas de este seguro son:

  • Reclamaciones extrajudiciales por daños. Piensa si tienes que presentar una reclamación a un tercero por daños causados a tus bienes, aquí se incluiría la asistencia legal que necesites para la reclamación extrajudicial.
  • Defensa jurídica por incumplimiento en un contrato de alquiler. El caso más común es la reclamación por impago de la renta de inquilinos morosos.
  • Asistencia al consumidor. El seguro garantiza los gastos de reclamación de indemnizaciones ante posibles incumplimientos por servicios médicos, a una agencia de viajes o compañías telefónicas, por ejemplo.
  • Protección jurídica en materia sucesoria. Incluye los gastos de asistencia en la redacción del cuaderno particional en una sucesión así como los gastos notariales por acta de declaración de herederos y partición de herencia.
  • Defensa penal por la comisión de una falta. Por ejemplo, defensa ante una falta por lesiones.
  • Defensa laboral. En conflictos entre trabajador y la empresa, reclamación de prestaciones sociales, pensión de jubilación, mobbing, acoso laboral, etcétera.
  • Defensa ante infracciones administrativas. Por ejemplo en caso de incumplimiento de la normativa urbanística, procedimientos de liquidación tributaria por vía administrativa o multas de tráfico.
  • Redacción y asesoramiento en materia contractual. Dispone de un servicio de asesoramiento jurídico previo a la firma de cualquier contrato, de este modo prevenimos cualquier posible conflicto que se pueda producir en el futuro en relación a nuestros contratos.
  • Consultoría legal telefónica. Asesoramiento de un abogado especializado en el área que deseemos consultar.

¿Qué importe cubre el seguro de defensa jurídica?

La cantidad cubierta destinada al abono de los gastos de abogado y procurador del procedimiento dependerá de la compañía de seguros y las coberturas que hayamos contratado. Aproximadamente, la cantidad asegurada oscila entre 600 y 3.000 €.

¿Cuándo hacer uso de la libre designación de abogado?

La libre designación de abogado es un derecho que corresponde al asegurado. Es decir, el asegurado puede elegir libremente un abogado de su confianza y que será independiente de la compañía de seguros.

Por lo tanto, el abogado designado por el asegurado no dependerá de las indicaciones de la aseguradora.

Cuando existe un conflicto de intereses entre las partes del contrato, esto es, entre asegurado y aseguradora la ley prevé la posibilidad de nombrar un abogado que no está vinculado con la aseguradora.

A modo de ejemplo, existe conflicto de intereses cuando es la propia compañía del asegurado quien no cubre el siniestro.

En este caso, en el mismo momento que la compañía nos informe el rechazo de cobertura del siniestro, deberá comunicarnos de nuestro derecho a designar un abogado que nos defienda en el futuro juicio contra la aseguradora.

Si la compañía no nos informa de este derecho estará actuando fuera de lo establecido en la Ley de Contrato de Seguro.

Exclusiones en el seguro de defensa jurídica

A pesar del amplio abanico de coberturas que ofrece la protección jurídica, quedan excluidos de la cobertura del seguro de defensa jurídica el pago de multas y la indemnización de cualquier gasto originado por sanciones impuestas al asegurado por las autoridades administrativas o judiciales.