Existen en el mercado seguros de todo tipo, y es natural que, entre tanta variedad, se pueda acceder a un mejor seguro que el que tenemos por igual o menos precio que lo que pagamos actualmente.

Pero es en el momento en que decidimos mejorar nuestras condiciones o ver qué opciones tenemos cuando nos surgen dudas del procedimiento a seguir o qué cosas se deben de tener en cuenta para que, al final lo barato, no nos salga caro.

Desde el blog de Gesa mediación correduría de seguros vamos a darte una serie de pautas significativas para el cambio de seguro.

¿Puedo cambiarlo en cualquier momento?

Sí y no.

La ley establece que avises con 30 días de antelación. Eso quiere decir que sí se puede, pero no es inmediato.

Por otro lado, si se cancela un seguro no vencido, no se abonará ninguna cuantía proporcional a los meses que queden para su vencimiento, aunque sí te cubrirá hasta esa fecha porque solo se cancela su renovación.

Si vas a esperar hasta su vencimiento debes de avisar por escrito un mes antes mínimo, especificando el hecho de que no se va a renovar.

Si tienes programado un pago en diferido, dejar de pagar o devolver el recibo no es una opción porque el precio del seguro es anual independientemente de la forma de pago. Es posible que si dejas de pagar, en vez de reclamarte la mensualidad, acaben pidiéndote la anualidad o un recargo por impago.

Los plazos

Es importante cuadrar los periodos de cobertura, es decir, cuando termina uno y cuando empieza el otro.

Si no coinciden, ese periodo de tiempo estaremos sin seguro y si ocurriese algún incidente, ninguna de las dos compañías se haría responsable.

Si hablamos de seguro de coche, ten en cuenta que tener un vehículo sin asegurar es una infracción con multa de hasta 2800€ y que, aunque este estacionado en la calle o garaje,  sigue aplicando su situación de irregularidad si no se ha dado de baja en tráfico.

Si no nos gusta nuestro nuevo seguro…

Si no te encuentras a gusto con el nuevo seguro que has contratado o encuentras otro mejor tienes un plazo de 30 días (seguros de vida) o de 14 (el resto) para el desestimiento del contrato a contar desde el momento de su celebración. Pero recuerda siempre dejarlo por escrito y con constancia de fecha

Ve a una correduría de seguros

Las posibilidades son tantas que lo mejor es acudir a una correduría de seguros donde un equipo de expertos te puede hacer un perfil y recomendarte compañía y tipo de seguro más adecuado de manera personalizada.

Además, un corredor de seguros puede encargarse de la tramitación del cambio de uno a otro sin tener que preocuparte de nada más que de entregarles la documentación que te soliciten.

 

Esperamos que este post te haya ayudado a tener una idea de qué hacer si quieres cambiar de compañía de seguros. No lo olvides, déjate ayudar y aconsejar por una correduría de seguros de confianza en cualquiera de estas situaciones.